La importancia del crédito

Creo que es necesario decirlo (aunque todos lo sepamos), el crédito es importante porque es el único vehículo financiero que construye economía. Otros productos financieros tienen gran relevancia, porque ayudan a generar riqueza, distribuyen riesgo o protegen ante algo inesperado. Pero el crédito tiene esa magia que hace que la economía adquiera movimiento, abriendo oportunidades para mejorar la calidad de vida, construir nuevos modelos de negocio y detonando más derrama económica en lugares que requieren un impulso financiero externo.



Y es que el crédito ese aliado de todas y todos (personas y organizaciones), para avanzar y alcanzar objetivos. Eso hace que el crédito sea un negocio muy atractivo, donde las características, las condiciones y la oferta de valor adquieren mayor relevancia.


Es decir, un crédito simple siempre va a ser atractivo. Pero un crédito cuyo comportamiento y condiciones de pago se adaptan a las condiciones de vida de cada cliente, lo hace aun más atractivo. Es ahí, donde se cruza la necesidad con la oportunidad. Porque al adquirir un crédito (asumiendo que las condiciones del contrato empatan con las capacidades de pago del cliente), resulta en una combinación ganar – ganar.


Gana el cliente porque adquiere flujo de efectivo para llevar a cabo la actividad que requiere… desde irse de vacaciones, hasta capital de trabajo para su empresa, pasando por todas las modalidades y objetivos que se busquen cumplir, y gana la entidad financiera que otorga el crédito. El crédito es el único vehículo que logra crear esa simbiosis de impulso financiero.


Dada la importancia del crédito, a éste es necesario de dotarlo con un ingrediente adicional: EXPERIENCIA. A pesar de que el crédito por sí mismo es una gran herramienta, es necesario buscar una buena relación entre el cliente y la entidad financiera para que este (el cliente) obtenga la mayor cantidad de sentimientos positivos que sea posible. Sentimientos de agrado ante procesos sean claros, cómodos y ágiles. Esto hará que el cliente (el buen cliente), siga solicitando crédito de manera recurrente, creando un círculo virtuoso.


Esa experiencia, sólo se logra con dos ingredientes: 1) una buena estrategia donde el cliente se encuentre en el centro, no sólo en la originación, sino a través de todo el ciclo de vida del crédito y 2) una buena ejecución. Esta última, debe apalancarse en un plan digital donde el cliente se encuentre empoderado a tener acceso a la información cuando lo requiera y le permita interactuar con la entidad financiera de manera sencilla y ágil.


El crédito es uno de los ingredientes más importantes en cualquier sociedad, para el crecimiento y bienestar de las personas. Es entonces que el crédito requiere ser dotado de ingredientes cualitativos, a través de soluciones para personalizar la experiencia y mejorar el acercamiento, al mismo tiempo que se logra una operación ágil y automática.


Y para tal fin, la decisión para adoptar tecnología (buena tecnología), adquiere relevancia. No se trata de seleccionar un software, sino de un aliado tecnológico que verdaderamente comparta la pasión por la experiencia hacia el cliente y que, a su vez, comprenda cada arista del negocio.


Se trata de una relación de co-creación (tenemos un artículo que habla de ello aquí) para construir soluciones intuitivas, amables y flexibles, que detonen esos sentimientos positivos en el cliente, dando la importancia que requiere esta dualidad entre producto y experiencia, elementos que se complementan y que hoy en día no podría conceptualizarse uno sin el otro.


Hoy, un proveedor de software tradicional no es suficiente. Cuando nos referimos a un ALIADO tecnológico, hablamos de algo más que “los fierros” de la organización, es alguien que comprende tu negocio, las necesidades del mercado, y por supuesto, cuenta con las competencias necesarias para enfrentar los retos desde un punto de vista tecnológico/digital, con el mismo nivel de compromiso que tu organización.


Regálame tus comentarios.


G.

Si te gustó el contenido y lo hallaste interesante, no te olvides de compartirlo y suscribirte al blog de #SeamosFintech para mantenerte informado de nuestras publicaciones.

Te invito a descargar nuestra publicación “Transformación digital en Entidades Financieras” aquí y a probar tu nivel de madurez digital con un Test aquí.

Por Gustavo Solorio, Co-Fundador de Croop.

Croop.mx

2 vistas0 comentarios