• Croop

Transformarse o morir… ¿qué implica?

La otra cara de la transformación


“Transformarse o morir”… todos han escuchado ese dicho. Son múltiples y bien conocidos los ejemplos como KODAK, BLOCKBUSTER y muchos otros, cuyo éxito no les permitió ver más allá para anticiparse a un mundo cambiante.


Éste (un mundo cambiante), ahora es mucho más evidente. El escenario actual (COVID 19), inevitablemente nos obligó a re-pensar estrategias, modelos de negocio, procesos, procedimientos, productos, servicios… en fin, todo.


Desde las reuniones diarias, hasta el aprender a trabajar con la incertidumbre futura: ¿debo cambiar productos? ¿debo ajustar servicios? ¿debo invertir? ¿debo esperar? … preguntas que no tenían, ni tienen una respuesta clara. Lo único que es evidente, es que una transformación está en la puerta.


Desde luego, nos referimos a una transformación donde la tecnología tiene un papel fundamental como habilitador del negocio. Sin embargo, la transformación no sólo implica eso. Tiene un ingrediente clave que muchos pasan por alto… el factor humano.


En este blog, tocamos temas íntimamente ligados con la tecnología (porque es lo que pensamos, comemos, soñamos y ambicionamos en todo momento). Sin embargo, no podemos dejar de lado, el aspecto humano.


En palabras de Harry Robinson, senior partner de McKinsey & Company


" La transformación es uno de los términos más utilizados en los negocios. Pero hay empresas que realmente están atravesando por transformaciones que están creando un sentido de urgencia, resiliencia e impulso para ofrecer resultados reales y sostenibles. "

Desde mi punto de vista, la transformación ya no debe pensarse como ese estado utópico, que para alcanzarlo, hay que “estar en modo proyecto”, con inversiones millonarias y planes de trabajo “babilónicos”.


La transformación quizá, es una palabra demasiado grande y debemos descomponerla en pequeños cambios, unos tecnológicos y otros humanos. Como lo mencionó Harry Robinsón en la cita anterior, es ese cambio en el “sentido de urgencia, resiliencia e impulso para ofrecer resultados”, donde yace uno de los pilares fundamentales de la transformación: EL CAMBIO EN EL PENSAMIENTO.


Claramente, la transformación tecnológica incorpora herramientas disruptivas que permitan hacer más con menos, conectarnos mejor y aportar a la organización una mayor estabilidad en su operación hacia un cambio digital.


Sin embargo, esta transformación debe estar acompañada de un cambio de actitud y compromiso. Es querer aprender y adoptar una nueva forma de trabajo, donde ya no es posible ni saludable (desde el punto de vista organizacional), tener un esquema donde el supervisor esté constantemente observando al empleado y, éste (el empleado) deba ser constantemente vigilado, para asegurar que las actividades se lleven a cabo.


Hablamos de un trabajo remoto “hiperconectado”, donde no importa dónde se ubiquen las personas, “la maquinaria debe seguir caminando”.


Esta transformación (como interpreto “la nueva normalidad”) es un balance entre la preparación (tecnológica y operativa que permita darle continuidad al negocio) y la responsabilidad (de quien ahora debe actuar sin una constante supervisión).


Se trata de re-plantear equipos de trabajo, donde el supervisor debe transformase en líder. Una persona que impulse equipos que desafíen (positivamente), que propongan, se preparen, aprendan y sean el motor de una organización más ágil, dejando atrás posiciones de actividades repetitivas, que claramente pueden ser automatizables.


La transformación no se puede lograr (por lo menos no lo veo), sin impulsar las competencias intangibles (soft skills) que permitan un trabajo remoto. Donde el empleado cuente, no sólo con todas las herramientas y soluciones digitales para continuar con su trabajo, sino que desarrolle un sentido de responsabilidad, urgencia y un hambre constate por aportar y mejorar.


Las empresas que no logren ese balance, corren el riesgo de ser víctimas del rezago de este mundo cambiante. Pero las que logren unir las piezas tecnológico – humanas, serán quienes salgan victoriosas y lideren el futuro.


Regálame tus comentarios.

G.

Si te gustó el contenido y lo hallaste interesante, no te olvides de compartirlo y suscribirte al blog de #SeamosFintech para mantenerte informado de nuestras publicaciones.

También, te invito a descargar nuestra publicación “Transformación digital en Entidades Financieras” aquí.

Por Gustavo Solorio, Co-Fundador de Croop.

Croop.mx




7 vistas0 comentarios

© #SeamosFintech de Croop (https://croop.mx)           Regístrate aquí para recibir noticias sobre nuevos artículos