¿Es tiempo de invertir en tecnología?

“Ahorita estamos en una reestructuración, pero cuando terminemos, buscaremos mejorar la tecnología…” ¿Te suena?



Frases como ésta, flotan alrededor nuestro, como abejas en un campo de flores. Parte de la labor de un estratega (ya sea el director de estrategia, el director general, o en quien o quienes recaiga la importante responsabilidad de definir “el rumbo del barco” para el futuro), es tomar en cuenta todos y cada uno de los ingredientes de la operación de la compañía para definir brechas y acciones futuras que permitan la permanencia e impulsen el crecimiento.


Pero, ¿cómo se puede definir la estrategia de la compañía dejando del lado la tecnología? En pleno siglo XXI no es posible. Simplemente no lo es.


Ernest Hemingway escribió alguna vez, "... sólo hay dos maneras de ir a la quiebra: gradualmente y súbitamente."

Para bien o para mal, el trabajo duro, la experiencia y la buena voluntad de hacer las cosas, ya no es suficiente. Son apenas los elementos fundacionales de cualquier organización. Con tanta competencia “allá afuera”, hay que innovar… Innovar en la experiencia del usuario (interno), innovar en el servicio hacia el cliente, innovar para ser más ágiles para hacer más con menos, innovar en cada aspecto y rincón de la organización.


Esto (innovar) sólo es posible apalancado en la tecnología. Sin embargo, ya sé lo que me dirás


"pero, la tecnología cuesta mucho y ante un escenario financiero adverso, no podemos darnos ese lujo".

Y es en parte es correcto (sólo en parte). Ante un escenario financiero adverso, hay dos puntos que cuidar: 1) El flujo de efectivo y 2) La permanencia en el tiempo.


Lo primero (cuidar el flujo de efectivo) te impide hacer grandes contribuciones para poder invertir en tecnología y lo segundo (cuidar la permanencia en el tiempo) te obliga a innovar para te mantengas a la vanguardia y no te conviertas en una víctima de la estadística.


Pero, ¿es posible balancear ambos puntos? La respuesta es un contundente SÍ. Aunque la tecnología es un bien costoso, la ventaja en estos tiempos, es que ya no la debes pagar tú. Es decir, necesitas encontrar un aliado estratégico – tecnológico que te permita tener lo mejor de ambos mundos.


Esto es, uno o varios aliados altamente tecnológicos, que entienda los retos de los nuevos tiempos. Que puedan trabajar mano a mano contigo y tu equipo y que te permitan ejecutar tu estrategia a mediano y largo plazo, sin que ello implique poner en riesgo el flujo de efectivo de la organización y que tampoco impida truncar tu visión del futuro.


Si decides que no es el momento de integrar, explorar y apalancarte de tecnología, corres el riesgo de convertir a tu organización, en una víctima de las estadísticas.


Regálame tus opiniones en los comentarios… 

Si te gustó el contenido y lo hallaste interesante, no te olvides de compartirlo y suscribirte al blog de #SeamosFintech para mantenerte informado de nuestras publicaciones.

También, te invito a descargar nuestra publicación “Transformación digital en Entidades Financieras” aquí.

Por Gustavo Solorio, Co-Fundador de Croop.

Croop.mx

6 vistas0 comentarios